La boda de Ane y Fran en Otazu

La boda de Ane y Fran tuvo lugar el 27 de Junio de 2015 en Bodega Otazu, una gran boda de una gran pareja, mil gracias por dejarnos ser una parte de vuestro día, y de vuestra vida.

27 de Junio de 2015. Por fin había llegado el día.

Atrás quedaban meses de preparativos llenos de ilusión en los que poco a poco iba tomando forma el día más importante de nuestras vidas. Atrás quedaba aquella soleada mañana del 8 de julio de 2014 en la estuvimos por primera vez en la bodega, y en la que un abrir y cerrar de ojos nos bastó para tener la certeza de que esos viñedos tenían que ser testigos privilegiados de nuestra boda.

De aquel primer contacto con Otazu nos queda algo mucho mejor que un recuerdo, nos queda una amistad que ha ido creciendo a lo largo de los meses y sabemos que va a ser muy duradera.
Hablamos de Javi y Paz, el alma del proyecto BBOtazu. Con su energía, ilusión y plena disposición hacen que sea mucho más fácil conseguir hacer realidad la boda con la que sueñas. ¡Superaron con creces nuestras mejores expectativas!

Casi sin darnos cuenta llegamos a la semana previa a la boda. En esos últimos días surgen mil
detalles a ultimar y gracias al trabajo incansable de todo el equipo de la bodega, y en especial al de Javi y Juan, todo fue mucho más fácil.

Ane y Fran_Sombrillas

Doce del mediodía del gran día. Un cielo azul sin nubes en el horizonte y una temperatura
veraniega recibían a los invitados que quedaban impresionados por el entorno. Resguardados bajo las blancas sombrillas chinas esperaban el inicio de la ceremonia. Con puntualidad británica el trotar de los caballos anunciaba la llegada de la novia.
Dos calesas; primero la de las niñas portando los anillos y las arras y, después, la de Ane y su padre.

La ceremonia ante las puertas del palacio del Señorío de Otazu fue emotiva, muy emotiva. Las
jotas, Amaya y su torrente de voz, el Aurresku, el momento de soltar los globos con los niños, la participación de familiares y amigos, y en especial Teresa, que con sus palabras puso el final perfecto a la ceremonia, hicieron de nuestra boda una celebración inolvidable.

Globos_Ane y Fran

El aperitivo sólo se puede definir como espectacular. El día invitaba a quedarse horas y horas
entre el sol y la sombra charlando y riendo con una copa de vino. Aquí volvió a surgir la magia de Javi, incluyendo la temática de la medicina en varios de los aperitivos, algo que tanto a nosotros como médicos, como a la mitad de la boda compañeros de profesión, nos encantó.

Bueno, deberíamos decir que les encantó a los invitados, ya que nosotros entre besos, saludos, felicitaciones y fotos casi ni nos enteramos (gajes del oficio de recién casados…).

Con todos los invitados en el comedor podíamos dar comienzo al banquete. Para quien no conozca este lugar, una gran cristalera expone toda la sala de barricas introduciéndote en la esencia más pura de la bodega. Desde esta misma sala empezó la fiesta, entrando nosotros a través de ella al ritmo de “Full of stars” mientras los invitados nos esperaban en una explosión de felicidad.

Entrada banquete Otazu_Ane y Fran

La comida tuvo de todo, aunque más que en el banquete parecía que estábamos ya en el baile.
La alegría y la fiesta inundaban el comedor. Bailes, cánticos, vídeos, regalos…, entre todos hicimos que la temperatura del comedor superase a la de la calle, ¡y eso que fuera estábamos a más de treinta grados!

De la comida sólo decir que fue de “matrícula de honor” y a día de hoy muchos de los invitados siguen felicitándonos por ella. Así que enhorabuena a todo el equipo de cocina y camareros.

Al son del “Vals de Astrain” (como no podía ser de otra manera en tierras navarras) empezó el baile. ¡Vaya fiesta! La noche estaba perfecta para aprovechar los jardines y el chill out como pista de baile. Las copas corrían tanto como las horas y sin darnos cuenta ya había llegado la “recena”.
Un picoteo a la altura de todo lo anterior y perfecto para recargar pilas y seguir la fiesta hasta altas horas de la madrugada (lo que pasó en esas horas es mejor que se quede entre los viñedos y en los buenos recuerdos de cada uno de nosotros).

Vals Ane y Fran_Otazu


Sabemos que nuestra boda fue una “dura” prueba para todos los miembros de BBOtazu. Hacer que los 240 invitados se vayan con la sensación de que todo ha sido espectacular y con ganas de volver, es el mejor premio para todos; tanto para la bodega, como para nosotros como novios.

¡¡Muchas gracias por todo y esperamos poder compartir otros muchos buenos momentos con vosotros!!

SDE. Ane y Fran. from Diego Azanza/Pixelart Creativos on Vimeo.

El trabajo de fotografía y vídeo es de Pixelart Creativos

¿Te ha gustado?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+

2 thoughts on “La boda de Ane y Fran en Otazu

  1. Alvaro dice:

    Muy bonito dia el que pasamos en Otazu!!! Los novios, la gente, el sol, el servicio, etc. Todo acompaño para pasar un gran dia y una gran boda!!!!

    1. Administrador dice:

      Gracias Álvaro! Fue un día precioso y es genial volver a recordarlo. Mil gracias a tod@s!

Deja un comentario